Sobre los trabajadores extranjeros irregulares

 

El fenómeno migratorio es uno de los rasgos socio-económicos más relevantes de la actualidad está muy ligado al empleo destacando la OIT que el migrante y sus familias representan el 90% de la inmigración total mundial.

Esta relación entre la inmigración y el empleo es una de las características más relevantes que afectan a la realidad económica y social del territorio español.

La proporción de ciudadanos extranjeros sobre el total de la población residente en España se sitúa en el 12,2%, según los datos provisionales del Padrón a 1 de enero de 2011.

Las comunidades con mayor proporción de extranjeros son Illes Balears (21,8%), Comunitat Valenciana (17,2%) y Comunidad de Madrid y Región de Murcia (ambas con 16,4%).

Por el contrario, las que tienen menor proporción de extranjeros son Extremadura (3,7%), Galicia (3,9%) y Principado de Asturias (4,7%). (*) Avance del Padrón municipal a 1 de enero de 2011

Los extranjeros, especialmente los ciudadanos extracomunitarios suponen más del 10% del total de afiliados a la Seguridad Social de enero de 2011. (*) Afiliados ocupados a la Seguridad Social Enero 2011

Casi el 62% de los inmigrantes lleva residiendo en España más de 5 años (*) Encuesta sobre situación de los inmigrantes y sus hijos en el mercado laboral CIS 15 de julio de 2009, llegados al calor del boom económico de la construcción pero con el actual escenario de crisis económica no sólo llegan menos sino que algunos se están yendo.

Políticas Activas de Empleo

En estos días se están cerrando acuerdos en materia de pensiones y seguridad social que afectarán sobre todo a los de mi generación. Desde la entrada en el Gobierno de Valeriano Gómez como Ministro de Formación algo está cambiando.

Lo primero de todo, y más importante, es la determinación de reformar y actualizar las Políticas Activas de Empleo pero no debemos olvidar que las mismas han sido transferidas a las Comunidades Autónomas y que por lo tanto será imprescindible la cooperación de todas y cada una de ellas.

En primer lugar debemos definir ¿qué son las políticas activas de empleo? La Ley 56/2003, de 16 de diciembre, de Empleo las define como el “conjunto de programas y medidas de orientación, empleo y formación que tienen por objeto mejorar las posibilidades de acceso al empleo de los desempleados en el mercado de trabajo, por cuenta propia o ajena, y la adaptación de la formación y recalificación para el empleo de los trabajadores, así como aquellas otras destinadas a fomentar el espíritu empresarial y la economía social”.

La misma ley nos dice que estas deberán ser elaboradas en el marco de las restantes políticas de empleo de la Unión Europea por el Ministerio en colaboración con las Comunidades Autónomas que las tuviesen transferidas.

Esta es la teoría, ahora vayamos con la práctica ¿quién no ha estado en situación de desempleo alguna vez? Yo mismo lo estoy mientras escribo esto, pero estar desempleado no significa no ser una persona pasiva en la búsqueda de un empleo o capacitación. Esto último es el quid, la diferencia entre una política activa y otra pasiva, la activa se dirige a promover las mejores condiciones para lograr un nuevo empleo y la pasiva es una asistencia económica mientras aparece un trabajo.

Como leímos más arriba las políticas activas de empleo son o deberían ser el eje fundamental de la política del Gobierno de España o de cualquier autonomía para generar empleo y riqueza.

A esto voy a dedicar estos días, no ha generar empleo y riqueza sino, a analizar las propuestas en esta materia y lo que se ha hecho hasta ahora especialmente en nuestra Asturias.

Claves para crear 3 millones de empleos

Comentario a la noticia aparecida en La Nueva España el pasado día 5 de diciembre

http://www.lne.es/economia/2010/12/05/claves-crear-3-millones-empleos/1003637.html

Los cien esta vez no piden reformas laborales, aunque siguen reclamándolas, sino van a algo más importante como son los sectores donde se debería poner especial énfasis a la hora de enfocar nuestra economía a la creación de puestos de trabajo.

El primero es el de la “exportación” y el turismo, sobre el desequilibrio de la balanza comercial con el exterior ya hemos hablado a lo largo del curso infinidad de veces y es obvio que estamos totalmente de acuerdo con los economistas.

Sobre el turismo está claro que es un pilar básico de la economía española y el reciente motín de controladores lo ha dejado claro, por eso es necesario marcar bien las reglas de juego y que comportamientos parecidos no sean una razón para no viajar a España.

El segundo motor son los servicios a empresas y son estos los más interesantes para nosotros como próximos ofertantes de los mismos, es muy importante que seamos conscientes de ello puesto que no puede ser que miles de licenciados acaben en puestos de baja cualificación, con la economía empezando de nuevo a arrancar es una oportunidad de oro puesto que nuevos emprendedores se incorporarán al mercado y nosotros debemos estar atentos para que nos elijan a nosotros para darles ese servicio global que necesitan.

Entre los dos motores se crearían unos 3 millones de puestos de trabajo y unidos a la recuperación de las arcas públicas la obra pública volvería a arrancar y podríamos llegar a esa tasa de desempleo cercana al 6% que significaría el pleno empleo.

Para lograrlo inciden en la necesidad del cambio de las políticas activas de empleo poniendo el énfasis en la formación profesional, algo que ha sido tema recurrente desde el inicio del curso en mis noticias seleccionadas, y también en la apertura del grifo del crédito pero de l crédito se lleva hablando desde el inicio de la crisis.

Lo que da miedo es que ponen como ejemplos países como Malasia y Singapur, dos grandes desconocidos para nosotros.

La reunión con los treinta

La reunión este sábado con treinta representantes empresariales puede ser vista como una actuación de cara a la galería, pero vista la composición de la lista, si hay alguien que puede hacer algo por mitigar el desempleo en este país son ellos.

 

Me llaman en primer lugar la atención dos referencias que hace la noticia a dos personas que no van a estar en la reunión, la primera es el embargado Gerardo Díaz Ferrán, y la segunda Mariano Rajoy. El primero después de llevar a la patronal española a su mayor crisis de la democracia y carente de toda credibilidad se permite hacer juicios de valor sobre la oportunidad de la reunión, el segundo cuya única solución conocida para salir de la crisis es la conocida petición de adelanto electoral, cuando antes era seguir el método irlandés.

 

A mi manera de ver hecho en falta una representación de los autónomos, los paganos de la crisis junto con los asalariados pero que el grupo Mondragón esté representado es una garantía de que la economía social estará presente.

 

Espero que adquieran compromisos cuantificables, que penalicen un poco su cuenta de beneficios y que hagan algún tipo de contratación que permita mitigar un poco el problema de 4 millones de personas y además ingresen algo de dinero las exiguas arcas del estado.

 

Lo dicho, todos los esfuerzos son pocos, y si antes se criticaba la inacción del Presidente hoy debemos aplaudir esta iniciativa y sobre todo desear que sea provechosa y no sea la última.

La universidad española suspende en inglés

Las diferencias y disparidades en la oferta de cursos de inglés en las universidades y en la evaluación de sus resultados académicos hacen que sea “cuestionable” asegurar que todos los alumnos alcancen un nivel de lengua extranjera suficiente para un mercado laboral más globalizado y competitivo.

28.10.2010
E&E. EFE.

“Si no les acreditamos bien (en inglés) y nos les exigimos bien, les estamos haciendo un flaco favor a los estudiantes”, ha advertido hoy la profesora Ana Halbach (Universidad de Alcalá), coautora de un estudio que constata la divergencia de requisitos y de acreditación idiomática entre universidades y, a veces, dentro de las mismas.

La investigación, impulsada por el British Council, destaca el “gran interés” de las universidades, en general, por fomentar las competencias en leguas extranjeras.

Puede plasmarse en asignaturas concretas de habilidades de comunicación en inglés y ofertas académicas bilingües, para lo que se requeriría como mínimo un nivel B2, fomentado por las CCAA, como Canarias o Cataluña, o las propias universidades.

Pero esto “no siempre se ve acompañado de iniciativas y políticas claras, coherentes y homogéneas” de las universidades y de los gobiernos con competencias, según el informe, basado en datos aportados por responsables de filología inglesa de treinta universidades públicas y una privada de todas las CCAA, por las instituciones académicas y planes de estudios.

Junto a Halbach, han participado Alberto Lázaro Lafuente (Universidad de Alcalá) y Javier Pérez Guerra (Universidad de Vigo), que efectuaron la investigación entre noviembre de 2009 y marzo de 2010.En algunos casos, la exigencia mínima está determinada por la normativa estatal, como el nivel B1 del Marco Europeo de Referencia para las Lenguas (del A1 al C2) para los grados de maestro y del máster de profesor de secundaria.

Aparte, las universidades, facultades o departamentos pueden fijar los conocimientos exigibles en función de su autonomía.

Ello puede llevar, dice el estudio, a situaciones “curiosas”, como que la Universidad de Navarra exija B2 para ser maestro y B1 (inferior) para el máster de profesor de secundaria.

La de Baleares pide un B2 para todos los grados y un B1 para el postgrado de docencia secundaria.

La divergencia se mantiene en la movilidad internacional, pues unas universidades establecen el B2 de inglés y otras (Valladolid, León, Santiago, Valencia, Alicante, Jaén, Almería o Córdoba) el B1, “lo cual, ciertamente, parece escaso”.

A veces, simplemente se requiere un nivel “suficiente” y, en muchas ocasiones, se remite al que exija la universidad de acogida.

Halbach ha señalado que se estaría “engañando en cierto modo” a los alumnos si piensan que con el B1 (nivel de Bachillerato) es posible estudiar y trabajar fuera.

Los procedimientos para acreditar las competencias lingüísticas en los programas de intercambio son también “muy heterogéneos”: entrevistas, pruebas internas “no suficientemente contrastadas”, certificados oficiales de instituciones reconocidas (Cambridge, IELTS, TOELF, EOI…).Se subrayan la falta de homogeneidad en la valoración y equivalencias que las universidades aplican a esos certificados, incluso entre algunos departamentos de una misma, como la Alicante, según citan.

La acreditación del inglés en los nuevos grados y másteres es también muy diversa, caracterizada por la “provisionalidad e indefinición”: ejercicios (a veces sin prueba oral) o asignaturas específicas de idioma, participar en un programa de movilidad, superar un mínimo variable de asignaturas o créditos en esa lengua, emplearla en el trabajo fin de grado o aportar algún certificado.

Esta amplia serie de posibilidades puede crear “agravios comparativos” entre matriculados en los mismos estudios, pero de universidades diferentes.

Tampoco hay acuerdo generalizado sobre la vigencia de los certificados que aportan los alumnos, ni en reconocer la validez de los expedidos por centros y servicios de idiomas de otras universidades.

Si los estudiantes no disponen de un certificado oficial que acredite el nivel de inglés, lo más frecuente es que se costeen la acreditación y, generalmente, abonen los cursos extra que las universidades les ofrecen.

También se preguntan los investigadores si la calidad de los centros y servicios de idiomas integrados en las universidades y sus exámenes son comparables entre sí y respetan los estándares internacionales, pues carecen de evaluaciones externas que contrasten su calidad.

Otras optan por convenios con instituciones responsables de certificados internacionales.

 

Comentario

 

El problema del idioma se convierte en una barrera casi insalvable para los estudiantes españoles, la heterogeneidad ha llegado también a la enseñanza del inglés en nuestras universidades.

 

Cuando un estado lo deja todo al albur del político de turno pueden pasar estas cosas pero cuando se deja al albur de 17 políticos distintos, en ideología, en formación y en objetivos para lo que pasa.

 

Un país que tiene una lengua materna hablada por más de 400 millones de hablantes en el mundo que no es capaz de dominar una segunda lengua que nos abriría muchas puertas de cara a una mejor formación y mayores oportunidades de empleo y enriquecimiento personal.

 

¿Por qué no hay un acuerdo nacional por la educación? La respuesta es simple, es más importante educar a los estudiantes españolitos en lo valores tradicionales del nacional catolicismo que en idiomas que ayuden al país a ser más productivo, aunque quizás la respuesta sea otra y no es más que obviar la importancia del estudio de idiomas para quienes de verdad han manejado siempre los destino del país sean quienes sean bilingües.

Más de 300.000 parados dicen en la EPA que ya han encontrado empleo

Los desempleados que anticipan una reincorporación inmediata al trabajo alcanzan un máximo en la Encuesta de Población Activa del tercer trimestre

ALEJANDRO BOLAÑOS – Madrid – 02/11/2010

La Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre, publicada el pasado viernes, dejó el paro en el 19,79% y una noticia largamente esperada: por primera vez desde el inicio de la crisis bajaba la tasa de desempleo. El descenso en 70.800 desempleados fue escaso, sobre todo si se compara con los 4,57 millones de personas que aún siguen en paro. Pero es un atisbo de que el mercado laboral empieza a recuperarse. Y si se rastrea la pista en el filón estadístico de la EPA afloran otros indicios. Como que nunca antes tantos desempleados aseguraron a los encuestadores del Instituto Nacional de Estadística que ya habían encontrado trabajo.

Según los resultados del INE, uno de cada 15 parados en el tercer trimestre estaba a punto de dejar de estarlo: 310.800 personas estaban desempleadas cuando se hizo la encuesta, pero contaban con incorporarse de forma inmediata a un puesto, que aseguraban tener ya comprometido. Es una cifra sin precedentes en la serie estadística.

El elevado volumen de parados, que alcanzó su máximo solo un trimestre antes, y las mismas condiciones estacionales que animan la creación de empleo en verano (centrada en el sector servicios por la temporada turística), explican en buena parte esta cifra récord de encuestados que aseguran haber encontrado ya empleo. Pero el cambio de tendencia en el mercado laboral también entra en juego.

Los datos del tercer trimestre de 2009, cuando España enfilaba la peor etapa de la Gran Recesión son elocuentes. Ese verano, 280.200 parados aseguraban haber encontrado trabajo. Fue una cifra inferior a la del tercer trimestre de 2008 (303.000 personas), pese a que de un año a otro, el número de parados casi se duplicó. Es decir, había mucho más desempleo y menos puestos de trabajo en el horizonte inmediato. Del verano de 2009 al de 2010, el paro vuelve a crecer (lo que se ha reducido es la tasa trimestral) aunque mucho menos, pero el número de desempleados que están a punto de dejar de estarlo repunta con fuerza.

Que 310.800 personas dijeran en el tercer trimestre que tenían previsto volver a trabajar de inmediato no implica una reducción del desempleo del mismo calibre en el cuarto trimestre. Parte de esos nuevos empleos serán temporales, con lo que algunos solo saldrán del paro durante días o semanas.

Además, en esa lista caerán muchas otras personas que tenían trabajo hasta ahora, una circunstancia mucho más probable en este cuarto trimestre, cuando la economía española suele generar menos empleos. Es lo que prevén los analistas y lo que hizo reaccionar al Gobierno con extrema cautela ante los datos del tercer trimestre. El Ejecutivo cree posible incluso que la tasa de paro vuelva a subir por encima del 20% en el cierre del año.

La cifra récord de parados que ya han encontrado empleo permite aligerar de pesimismo las previsiones sobre fin de año. Y sirve de contrapunto a otros registros estadísticos, mucho menos halagüeños, como el de parados de larga duración, también en los niveles más altos conocidos. Casi dos millones de personas llevan más de un año en paro, cinco veces más que en el arranque de la crisis, hace tres años. Y para récord, el de las personas que pasan de dos años en el desempleo, un colectivo que se ha duplicado de un año a esta parte y supera ya las 830.000 personas.


© EDICIONES EL PAÍS S.L. – Miguel Yuste 40 – 28037 Madrid
[España] – Tel. 91 337 8200

 

Comentario

 

Aunque la tasa de desempleo de la EPA baje por debajo del 20% no quiere decir que lo peor ya ha pasado. El Gobierno es consciente de que se volverá a sobrepasar esa cifra y que le queda mucho trabajo por hacer.

 

Está claro que legislando solo no se soluciona este problema nacional, debe ir acompañado de otras medidas, y esas no son otras que las que han apuntado en repetidas ocasiones, el modelo alemán de reducción de jornada, el modelo austriaco de mantenimiento de indemnización por despido y sobre todo, y quizás la más importante, la reforma de las políticas activas de empleo.

 

Muchos desempleados nos encontramos con situaciones que no son admisibles en la coyuntura actual, por un lado se invierten ingentes cantidades de dinero en formación para el empleo por otra parte del desconocimiento de los funcionarios de las oficinas de (des)empleo y la poca o nula orientación recibida es cada vez más frustrante.

 

Urge de una vez por todas esta reforma e impulsar las agencias privadas de colocación, ahora bien, ¿es lícito mercadear con la desgracia de no tener puesto de trabajo? La pregunta queda ahí.

 

Quizás sea necesario un amplio debate sobre el tema antes de que nuestros legisladores, muchas veces alejados de la realidad, vuelvan a tomar decisiones que

El principio de norma más favorable

Las normas jurídicas se interpretan de acuerdo con el principio de jerarquía, que establece que las normas de rango inferior no pueden contradecir a las de rango superior.

A la hora de aplicar e interpretar correctamente las normas de carácter laboral se han de tener en cuenta unos principios propios del derecho del trabajo, entre ellos el principio de norma más favorable.

El principio de jerarquía no se vulnera si se aplica una norma de rango inferior siempre que establezca condiciones más favorables para el trabajador que la norma de rango superior.

El principio de norma más favorable se halla recogido en el art. 3.3 ET, “Los conflictos originados entre los preceptos de dos o más normas laborales, tanto estatales como pactadas, que deberán respetar en todo caso los mínimos de derecho necesario, se resolverán mediante la aplicación de lo más favorable para el trabajador apreciado en su conjunto, y en cómputo anual, respecto de los conceptos cuantificables.”

Esto es, cuando existan dos o más normas, cualquiera que sea su rango, aplicables a un caso concreto, se aplicará la que, apreciada en su conjunto, sea más favorable para el trabajador. La norma en cuestión se aplicará en su totalidad, es decir, no se puede tomar lo favorable de una norma y rechazar lo adverso.

Ejemplo; un trabajador realiza una jornada de ocho horas diarias de acuerdo con lo establecido en su contrato. El convenio colectivo de aplicación en su sector fija una jornada de siete horas/día. Se aplicaría la jornada de 7 horas que establece el convenio colectivo al ser la más favorable para el trabajador.

Este principio tiene como fundamento la existencia de dos o más normas en vigor, cuya aplicación preferente se discute; por tanto obliga a seleccionar entre éstas la norma, cualquiera que sea su rango, que contenga disposiciones más favorables para el trabajador , quedando las normas menos favorables postergadas en su aplicación, pero no del ordenamiento.

Bibliografía

Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.

El derecho del trabajo, McGraw Hill.

http://www.mcgraw-hill.es/bcv/guide/capitulo/8448199669.pdf